Foto: Ditchling en la década de 1920

jueves, 23 de mayo de 2019

Austríacos y Distributistas



Michael D. Greaney.

Cada tanto recibimos alguna pregunta que respondemos y luego nos damos cuenta de que hemos escrito toda una entrada para nuestra bitácora. El viernes de la semana pasada tuvimos una feliz ocurrencia de este tipo. Alguien preguntó en un foro que discutía “Filosofía Tomista”, esto es, la filosofía de Santo Tomás de Aquino,

Creo que la teoría austríaca del ciclo económico es más correcta que cualquier otra, pero encuentro bastante que me gusta en el enfoque distributista de la economía en general. Adicionalmente, la mayoría de los distributistas son, de corazón, tomistas. Los austríacos aristotélicos o de tendencia aristotélica suelen incorporar supuestos o ideas de Suárez. No me gusta Suárez.

[…]

De cualquier modo, comencemos comentando que tanto los austríacos como los distributistas están encerrados en la Escuela Monetaria [Currency School], como reconocía Ludwig von Mises, pero que la mayoría de los distributistas simplemente no entiende. (Esto no es un crítica, sino un hecho.) ¿Y la diferencia? En términos simples, el Principio Monetario es que la moneda es un bien fungible y que el monto de moneda determina la “velocidad” de la moneda (el número promedio de veces que una unidad monetaria es gastado en un año), el nivel de precios y el número de transacciones. El Principio Bancario es que la moneda es el medio de intercambio y que la velocidad del dinero, el nivel de precios y el número de transacciones determina la cantidad de moneda.

Dicho esto, el énfasis austríaco en una moneda respaldada con un activo es, per se, la más fuerte y más lógica de todas las escuelas principales de economía. Como economistas de la Escuela Monetaria, sin embargo, asumen como algo dado que sólo la riqueza existente en posesión del emisor puede respaldar la moneda y no reconocen nada excepto la moneda y sustitutos de la moneda como dinero. En términos financieros, los austríacos reconocen sólo los valores hipotecarios o  similares, no los billetes de cambio o pagarés, esto es, sólo los ahorros pasados y no los ahorros futuros.

El ciclo económico moderno es un fenómeno del Principio Monetario, entonces tiene sentido que los austríacos tengan un mejor manejo del mismo, dado que son los más consistentes de los economistas de la Escuela Monetaria. El ciclo económico tiene su raíz en la “violación” de la Ley de Say de los Mercados. Es causado por una falla en vincular la oferta monetaria directamente con la cantidad de bienes y servicios comerciables en la economía, y de tener la propiedad de los medios de producción ampliamente distribuida. La combinación de estos dos factores es catastrófica, como han demostrado los pánicos y grandes depresiones ocurridas desde 1825.

Al reconocer que un billete de cambio pueda respaldar la oferta monetaria —o una parte de ella, si es “aceptado” (por eso es que estos instrumentos son llamados aceptaciones “bancarias” o “comerciales”)— un austríaco podría fácilmente ser llevado a reconocer ahorros futuros como legítimos y conducido naturalmente a reconocer la necesidad de una reserva monetaria respaldada en activos “elástica”; actualmente, cualquier cambio en la oferta monetaria para una austríaco es automáticamente inflación o deflación.

Para confundir las cosas más, para un keynesiano, la inflación no puede existir hasta no alcanzar el pleno empleo; los aumentos en el nivel de precios se deben a “otros factores”. Sí, en términos más racionales, un aumento en el nivel de precios ES inflación, pero eso no encaja en las teorías de Keynes. Él necesitaba responder por un aumento en el nivel de precios antes de llegar al pleno empleo, ¡entonces decidió redefinir la inflación!

El Distributismo es mucho más flexible que la economía austríaca, debido a que es más un concepto que una teoría. G. K. Chesterton fue cuidadoso en mantener su definición del Distributismo en el mínimo (posiblemente para hacer enojar a G. B. Shaw): una política de propiedad ampliamente distribuida con preferencia por las granjas y las empresas pequeñas de propiedad familiar. Cuando las empresas necesitan ser grandes, deberían ser propiedad participada de los trabajadores.

Eso es. Toda aquella retórica de “lo pequeño es hermoso” y el modernismo, el socialismo y la New Age, son agregados que Chesterton y Hilaire Belloc rechazarían. Desafortunadamente, en última instancia, Belloc se metió en camisa de once varas al tratar de hacer recomendaciones específicas. Era buena retórica, pero mala economía y finanza.

Debido a su flexibilidad, sin embargo, el Distributismo puede ser viable agregando un componente de ahorros futuros que no recaiga en la propiedad de riqueza existente para financiar la formación de nuevo capital y al reconocer que la propiedad ampliamente distribuida de las grandes empresas es tan legítima como la propiedad de pequeñas empresas. Los distributistas de los últimos tiempos necesitan sacarse de encima sus deudas con socialistas y fabianos, y de sus vástagos, especialmente R. H. Tawney, monseñor John A. Ryan, Henry George, el crédito social, el socialismo corporativista, etc., etc., y ahora el “socialdemocratismo”.

Michael D. Greaney, “Austrians andDistributists”, The Just Third Way: A blog of the Global Justice Movement, May 22, 2019.

Greaney es graduado en contabilidad (Notre Dame), contador público certificado y magíster en administración de empresas (Evansville), director de investigaciones del Center for Economic and Social Justice, director de Planes de Propiedad de Acciones por Empleados de la consultora Equity Expansion International, Inc., director gerente de la editorial Universal Values Media, Inc., coordinador del grupo irlandés de intereses especiales de la rama estadounidense de la sociedad Mensa. Autor de libros como In Defense of Human Dignity (2008), Supporting Life: The Case for a Pro-Life Economic Agenda (2010), The Political Animal: Economic Justice and the Sovereignty of the Human Person y (2014), numerosos ensayos y colaboraciones en libros y publicaciones periódicas.

martes, 16 de octubre de 2018

El Mittelstand alemán prefiere trabajadores felices a mayores ganancias


Las compañías enfrentan el enfriamiento económico con balances fuertes y bares llenos.




Olaf Storbeck desde Waldachtal (Freudenstadt, Baden-Württemberg). 

Klaus Fischer tiene un enfoque a los negocios que haría estremecer a un accionista activista. “La tarea que recibí de mi padre es preparar exitosamente la compañía para el futuro, asegurar los trabajos existentes y crear nuevos”, dice el Sr. Fischer de 68 años, quien dice que “no está en eso por el dinero sino por la diversión”. Escondida en un valle remoto al sudoeste de Alemania, a una hora en automóvil desde Stuttgart, Fischer es un productor de tarugos [tacos, espiches, taquetes o chazos] y autopartes con ventas anuales de más de € 800 millones. Sus oficinas centrales recientemente construidas en estilo modernista contienen uno de los “50 mejores bares de Alemania”, un gimnasio de última generación y una intranet que permite a los empleados descargar cuentos para leer a sus hijos. El Sr. Fischer dice que cuenta las décadas más que los trimestres. En los últimos 40 años, el número de empleados se triplicó hasta alcanzar los 5000, mientras que las ventas crecieron diez veces. En 2017, las ventas crecieron 9%, con el grupo expandiéndose a la impresión 3D y a la tecnología táctil. “Siempre me conduje con la necesidad de ser exitoso junto a mis empleados, no solo”, dice el Sr. Fischer; cuya riqueza, la Manager Magazin estima en € 600 millones.

La imagen global de la economía de Alemania puede estar ligada a los autos BMW, a los camiones Daimler y a las turbinas Siemens pero es el Mittelstand, las compañías pequeñas y medianas como la de Fischer, “la columna vertebral de la economía alemana”, como lo ha dicho la canciller Angela Merkel. Jörg Zeuner, economista jefe del prestamista estatal KfW, subraya que “no es para nada un cliché”: el Mittelstand representa el 70% de todos los trabajos y el 90% de los programas de aprendices.

Entre las 3,3 millones de PyMEs alemanas, las líderes ocupan posiciones líderes en mercados específicos —empaquetado de salchichas (Poly-Clip, en Hattersheim), sistemas de presurización de cabina para aviones jets de pasajeros (Nord Micro, en Frankfurt) o modelos anatómicos tridimensionales realistas (3B Scientific, en Hamburgo). 

“Deliberadamente apuntas a nichos de productos que son demasiado complejos para las compañías pequeñas pero al mismo tiempo demasiado pequeños para nuestros rivales mayores”, dice Sabine Herold, propietaria y ejecutiva jefe de Delo Industrie Klebstoffe, especialista en pegamentos en el Gran Múnich que el último año reportó un salto de 67% en las ventas hasta alcanzar € 159 millones tras expendirse exitosamente en el sector de la electrónica.

El consultor Hermann Simon ha acuñado el término “campeones ocultos” para tales empresas. Registró unas 2.700 globalmente, de las cuales casi el 50% están en Alemania. De hecho, la PyMe promedio en Alemania es 1,5 a 4 veces más grande que en el resto de los países de la Unión Europea.
No son inmunes a las crisis económicas pero observadores como el Sr. Simon ven al Mittelstand bien posicionado para enfrentar desafíos como el Brexit o una guerra comercial. “Muchos de sus productos son simplemente indispensables. Si una empresa tiene una participación de mercado del 50 ó 70%, no puedes reemplazarla.”

Los balances fuertes ayudan. “Los propietarios familiares están personalmente expuestos a los riesgos de la empresa y, por lo tanto, tienden a actuar de una manera más sostenible y pensar en el largo plazo”, dice Edith Weymayr, miembro del directorio de una división del Commerzbank, uno de las PyMEs líderes del mercado de préstamos. Como consecuencia, los balances del Mittelstand tienden a ser sólidos como la roca. En promedio, el patrimonio neto representa un 39% de los activos.

Trumpf Group, una compañía familiar de herramientas y tecnología láser con sede en Ditzingen, al norte de Stuttgart, atravesó la crisis financiera de 2008 sin ningún despido. “Ésta es la aspiración de la familia propietaria para encarar cualquier crisis futura”, dice Lars Grünert, director financiero. 

Con fábricas en tres continentes y cuatro quintos de sus ingresos anuales de €3.600 millones generados fuera de Alemania, Trumpf está expuesto a la volatilidad de la economía global.

Hace un año la empresa comenzó un plan para tiempos tormentosos, lanzando un proyecto con nombre código “Koyer” — un término en alemán antiguo para los constructores de represas. 

“En algunas áreas de negocios, la demanda es aún tan fuerte que luchamos para poder satisfacerla”, dice el Sr. Grünert. Pero agrega que las órdenes chinas de herramientas se están ablandando y que la unidad de negocios está quedando por detrás de sus objetivos.

Las debilidades internas con frecuencia vienen del planeamiento sucesorio y de los feudos familiares. Un grupo tecnológico con sede en Múnich, el grupo Knorr-Bremse, líder global en tecnología de frenos para camiones y trenes, el patriarca de 77 años Heinz Hermann Thiele en 2015 se peleó con su hijo Henrik. En vez de tomar un cargo gerencial, abruptamente dejó la empresa.

Algunos se preocupan que la fortaleza del Mittelstand en ingeniería oscurezca su debilidad en tecnología digital.

Existen contra ejemplos, sin embargo. Brainlab, que produce software de visualización para neurocirujanos, ha tallado el código fuente de su primer software en el vasto frente de vidrio de su imponente nueva oficina central en Múnich.

Hoy sus 1350 empleados generan € 280 millones de ventas anuales. La empresa cuenta como clientes unos 5100 hospitales en unos 100 países. “Cuando comenzamos, el término digitalización no existía”, recuerda Rainer Birkenbach, el ejecutivo tecnológico jefe de Brainlab, quien se incorporó a la empresa como uno de los primeros empleados. 

La gran mayoría de los investigadores de Brainlab tienen su sede en Múnich, lo que según afirma el Sr. Birkenbach no es ninguna desventaja con respecto a las empresas de Silicon Valley. “Buscamos tercerizar partes de nuestras actividades de investigación, desarrollo y programación varias veces”, dice. “Siempre llegamos a la misma conclusión: tiene mucho más sentido mantenerlas aquí en Alemania.”


viernes, 24 de agosto de 2018

Permacultura: Las tres claves del éxito

[Como ya hemos explicado en otras oportunidades, la permacultura --lo mismo que otras teorías socioeconómicas similares-- no son propiamente Distributismo, aunque pueden aportarle algo. En este caso, nos resultó interesante el último número de la revista francesa Famille Chrétienne.]

La jardinería en permacultura significa establecer un entorno en el que las plantas cultivadas estén a gusto, desde su siembra hasta la cosecha. Frente a una gran diversidad de entornos (condiciones climáticas y tipos de suelo), las respuestas de permacultura son paradójicamente las mismas. Giran en torno a tres ideas clave cuya implementación es suficiente para potenciar el crecimiento de las plantas cultivadas con una gran economía de medios.

1. Nunca dejes la tierra desnuda.
Cubrir la tierra --con plantas o basura orgánica (trituración o astillas de madera por ejemplo)-- compensa los efectos negativos del medio ambiente: calor excesivo y sequía o, por el contrario, humedad y frío. Esta misma cubierta limita la aparición de malas hierbas no deseadas y les impide competir con cultivos existentes. Finalmente, mejora la estructura y la riqueza del suelo.

2. Minimizar la labranza
Pobre y lento, tan caro en energía, la excavación está en contradicción con los primeros objetivos de la permacultura. Además, al mezclar la capa superficial orgánica y los horizontes minerales profundos, el vuelco del suelo perturba a los organismos vivos que prosperan a varias profundidades [...]. También presenta algunos "efectos perversos" que el jardinero no aprecia, como traer a la superficie, y así germinar, semillas de malezas enterradas en profundidad [...]. Al preservar el horizonte de la superficie orgánica donde la humificación (transformación en humus) es la más importante, se permitirá que el suelo de un jardín mantenga naturalmente y a un costo menor su flexibilidad y aireación.

3. Ir a buscar basura
En un jardín dirigido a la permacultura, no se pierde nada, ni en materia orgánica, ni en agua. Todo se usa y se reutiliza, eventualmente encajando en un "círculo virtuoso" del que el jardinero saca provecho. Por lo tanto, la materia orgánica mantiene una dinámica microbiana del suelo que permite un mejor crecimiento de las plantas, por lo tanto más materia vegetal, un material vegetal recuperada para permitir a su vez un mejor crecimiento de las plantas. Y así siguiendo. [...] Todo el material vegetal es potencialmente humus y no debe descuidarse [...]. Otro elemento esencial para las plantas, el agua (una planta se compone de casi un 90% de agua) también forma parte de un ciclo natural en el que el riego debe encontrar su lugar de manera natural y espontánea.



[https://www.famillechretienne.fr/politique-societe/environnement/permaculture-les-trois-cles-de-la-reussite-225524]

miércoles, 21 de marzo de 2018

Entrevista a Daniel Rabourdin


¿Existe una manera católica de comer? Daniel Rabourdin dice que sí

 

Y otras enseñanzas del presentador del programa “Teología de la mesa” de EWTN.


Por Teresa Limjoco.

¿De dónde vienes?
De la región de Provenza en Francia, que yo llamo “la Toscana francesa”. Mi familia vivió allí por generaciones. Pude conocer a mis abuelos y bisabuelos y la fibra social era muy estable. Es importante tener raíces en un lugar.

¿Por qué piensas eso?
La vida no es perfecta, pero si los niños tienen discrepancias con sus padres, pueden encontrar resguardo con sus abuelos o bisabuelos en la misma casa o pueblo.
Para mí, la importancia de las raíces está en la transferencia de la experiencia de miles de personas antes que tú. De generación en generación… Si no tienes esto, tienes menos inteligencia.

¿Siempre has sido tan devoto?
Crecí como católico pero entre los 24 y 32 años, cuando vine a los Estados Unidos, me hice agnóstico.
Pero creo que haber pasado por ello fue casi necesario como forma de lograr una “fe adulta”, ya que se convirtió en una decisión consciente. Volví al cristianismo debido al hecho de que la Iglesia no es una ideología más; tiene amor de caridad. Eso está más allá de todo sistema. Entonces mejor que la pongamos en práctica. La religión no debe ser sólo una actividad “ritualista”.

Eres un graduado de la Sorbona, ¿verdad?
La educación pública en Francia era de una educación de buena calidad con una fuerte disciplina –no se podía hablar en clase, por ejemplo—. Pero existía ya una ideología anti-cristiana. Más tarde fui a un colegio católico creado por laicos. Casi no existían buenas escuelas en manos del clero. Mi escuela se especializaba en la filosofía tomistas y recibí mi Maestría en Filosofía por la Sorbona a los 21 años en 1983.

¿Cómo llegaste a EWTN?
Mientras estudiaba televisión en los EE.UU. y Europa, era escritor independiente para la prensa francesa. Cuando me quedé sin dinero, puesto que este trabajo no paga bien, el Padre Fessio de Ignatius Press me recomendó “golpear la puerta” de EWTN, y fui contratado casi en el acto. Fui productor de televisión allí durante diecisiete años.

¿Qué comías cuando creciste en Francia?
Como solía decir mi abuelo: “Comía de todo un poco”. Mi propio padre comía alimentos orgánicos y frescos. Todos los días teníamos sopa casera, o pasta de harina de trigo y pan de masa madre sin levaduras artificiales. Los domingos, pollo, pescado o conejo. Dos veces al año, tal vez, carnes rojas. Comíamos grandes cantidades de lácteos, incluyendo yogurt y queso. Mucha manteca, mucho aceite de oliva. Y siempre todo fresco. Nunca comíamos nada procesado. Los adultos tomaban una copa de vino tinto diariamente. La comida tenía que saber bien y ser sana al mismo tiempo.



¿Cuál es el vínculo entre el tomismo y la mesa?
La filosofía tomista es muy sabia en cuanto a la no separación entre la mente y el cuerpo.
Santo Tomás de Aquino decía que hay dos deseos mundanos y naturales principales en el hombre: uno que permite a la especie sobrevivir (el interés sexual) y otro que permite al individuo sobrevivir (el interés por la comida).
Pero todos los deseos naturales necesitan ser progresivamente ordenados por los buenos hábitos, por modales también llamados “virtudes”. Para tener una vida buena, debemos descender conscientemente y con la gracia de Dios a la vida de nuestros deseos. Si no lo hacemos, no somos más que animales, o algo peor. Pero esto no significa para nada negar nuestros deseos corporales. Simplemente los pondremos en armonía con el resto de nosotros mismos y con el mundo.

¿A qué te refieres como “virtud” cuando hablas de comer?
Quiero decir, por ejemplo, que lo que se opone a la gula es la templanza y que ésta es una virtud necesaria para tener una vida buena. Debemos saber cuándo parar de comer.
Hacerlo es como mirar con inteligencia nuestro future. Esto significa que si tenemos 20 años, nos preocupamos por nosotros mismos “cuando tengamos 60 años”. Nos preocupamos de nosotros mismos con una comida apropiada, un ejercicio apropiado y un estilo de vida apropiado.
La sabiduría de las generaciones debería enseñarnos que, por ejemplo, el azúcar refinada no es buena. Ya hay suficiente dulzor en los higos y las frambuesas. Y en los higos y las frambuesas hay, además, minerales y vitaminas. El dulzor es una ingeniosa manera que tiene el universo de la comida para hacernos comer aquello que es bueno para nosotros. Pero si comemos azúcar casi pura en galletitas de harina blanca, no estamos comiendo algo alimenticio.
Ese “buen hábido” de comer frutas en vez de azúcar pura puede ser enseñado a los niños en una crianza tradicional. Los abuelos, quienes han comprendido con el tiempo que el azúcar refinada los deja cansados y sin nutrientes, pueden decírselo a los nietos.
Si los niños no escuchan esto y miles de otras cosas acerca de la comida, comienzan a vivir sus vidas privados de cientos de años de sabiduría acumulada. Voy a sonar fuerte aquí pero creo que esto es como volver a la Edad de Piedra. Todo el conocimiento debe ser adquirido de nuevo desde cero.

¿Entonces una crianza tradicional enseña a los niños a comer apropiadamente?
Muchísimo… Como niños y si no somos corregidos, preferimos comer pollo con papas fritas, en vez de espinaca y yogurt probiótico. Comemos la comida “fácil” incluso si puede dañarnos en el futuro. La gula es como la avaricia, ser un niño sin padres nos hace así, ser un veinteañero que no escuchó a sus abuelos nos hace así.
Otro buen hábito de alimentación es que la comida debe saber bien y ser buena.
Y todos estos principios deben aprenderse de manera divertida.
He aquí un “truco” que mi padre usó con nosotros sus hijos. Nos servía en nuestros platos algo de ajo salteado, zanahorias y perejil. (El objetivo era enseñarnos a comer las comidas más diversas y sanas. Así seguimos comiendo así en el futuro.)
Nosotros, los niños, nos sentíamos aterrados por esas zanahorias.  Pero mi padre no nos forzaba. Sólo se comía lo que dejábamos con exagerado disfrute. De modo que nosotros, sus hijos, reaccionábamos diciendo: “¡también queremos si tanto te gustó!”. Mi padre no nos imponía, usaba la diversión. Pero se preocupaba en transferirnos estos conocimientos: comed de manera tan diversa como sea posible, tan fresca como sea posible y seguid extendiendo vuestra experimentación con la comida.

¿Qué piensas de la manera en que comen los estadounidenses?
Durante algunos años me sentí en estado de shock. (Risas.) En mis primeros años aquí, escuchaba a gente repetir con culpa “esta comida es tan rica” o “esta comida es tan decadente”. Y estaba sorprendido. ¿No se suponía que la comida era para “enriquecernos”?
He aquí otra comida. Unos años atrás, estaba saliendo con una linda joven estadounidense y descubrí progresivamente que sufría de depresión. También era anoréxica. De modo que comía muy poco. Si me visitaba y era la hora de la comida, cocinaba para ambos, pero básicamente yo era el único que comía. Ella sólo tomaba una cucharada de comida.
Pero una noche, cuando la comida era más sabrosa y se vía mucho mejor, sólo le serví cinco cucharadas en su plato. Para mi sorpresa, ¡comió todo! Era tan feliz. Y le pregunté qué había pasado.
Me dijo que le había cocinado con amor. Le había servido con amor, y así había comido. Tuve que entender que sus padres habían sido intelectuales que viajaban frecuentemente dejándola al cuidado de niñeras. Su madre casi nunca había cocinado para ella. ¿Para qué iba a comer?
Pero ahora yo me preocupaba por ella y, comiendo, volvió de alguna manera a la vida. La comida le había aportado amor y la comida le aportaba vida.
Se me llenaron los ojos de lágrimas.

¿Por qué crees que tantos estadounidenses tienen problemas de alimentación?
En los Estados Unidos vivimos en una cultura protestante. “Sólo la fe” tiende a ver las obras terrenas como algo que no cuenta para el Cielo.
Pone un abismo entre la fe y la vida real aquí en la tierra. De ese modo, la gente reza de una manera pero trabaja da otra. De esta dualidad, sacamos expresiones como “los negocios son negocios” o “la guerra es algo feo de cualquier modo”.
Pero una cultura católica quiere que la gracia salve este cuerpo real, esta vida real. Quiere que la gracia caiga como lluvia sobre la tierra y se hunda en ella. Y sostiene que las obras de la gente participan en la salvación de Cristo.
Esa participación debe estar presente en los negocios, la política, las artes y, también, en la forma en que comemos. Y recordemos que este “acto de comer” es algo importante, es la manera en que sobrevivimos como individuos.
Necesitamos concientizar a la gente acerca de poner amor y alma también en la manera en que comemos. Muchos piensan “la comida no es tan importante”. ¿Pero por qué corren a la heladera cuando llegan a casa por la noche?
Esto es similar a aquello de la Madre Teresa: “la pobreza de Occidente es que no somos queridos”. No siendo amados, no siendo queridos, resolvemos muchas veces comer en exceso mala comida.
Para muchos, la comida es como la pornografía. Es alta en azúcares, es alta en sal, es mucha en cantidad. Pero no los alimenta.

¿Qué piensas que debe hacer la gente?
Creo que algo inteligente que no dije es que debemos “hablar” amablemente con nuestros deseos de comida; como un hermano mayor habla con un hermano menor, no como un tirano habla con su esclavo.
Por ejemplo, podemos tener ansiedad de comida azucarada a las 3 de la tarde. La forma tiránica de ocuparse del problema es decir un rotundo “no” a ese deseo. Pero esto  no siempre funciona.
Pero el modo del amable hermano mayor es más efectivo. En vez de decir “no”, debemos prepararnos para el momento de ansiedad con comidas saludables alternativas que tengan un lado dulce: zanahorias tipo “baby”, pedazos de manzana, higos secos, etc. Deberíamos tener siempre una bolsa de comida siempre llena de eso.
Lo que estoy diciendo es que no debemos ser “tiranos” con nuestras emociones. Si hemos tenido una dieta de chocolate líquido durante meses (lo que es cansador y tiránico), nuestra ansiedad volverá de forma vengativa ¡y nos llenará de kilos mucho más que antes!
Lo que funciona es un método progresivo, paciente y amoroso. El método del “hermano mayor amable”. Lo que no funciona es el método tiránico, el método del “amo al esclavo”. Sólo genera dolor, frustración y, más tarde, la venganza del “hermano menor dentro nuestro”.

¿Por qué tanta gente tiene tanta dificultad al controlar su apetito en los Estados Unidos?
Esta cultura tiene una inclinación bastante puritana: condena lo divertido y el placer cualquiera sea. No imagina que pueda haber una forma civilizada de divertirse y tener placer. La manera civilizada de entretenerse va de la mano con la virtud. Como Jesús en las bodas de Caná quien aceptó transformar más agua en vino.
En un medioambiente puritano, el placer sólo significa glotonería y promiscuidad. Entre lo ultra tiránico y lo ultra indulgente no ven una manera balanceada de disfrutar la vida.
Pero si somos “hermanos mayores” amorosos y amables con nosotros mismos, no somos ni destructivos ni inmorales.

Has hablado de la necesidad de volver a la comida en familia o en comunidad.
Todo el tiempo… Debemos volver a la comida en comunidad.
Creo que puede tomar el siguiente camino. Primero, las mujeres deben dejar que los hombres recuperen su lugar en el hogar, en la educación de los hijos. Se quejan de que ya no hay hombres reales, pero no dejan de criticarle a los hombres que sean hombres con sus hijos.
Debemos dejar que los hombres (hombres justos y equilibrados) traigan la fuerza necesaria para implementar lo que es bueno en el hogar. Por ejemplo, hacer respetar el horario para comer todos juntos.
Y es tiempo de redescubrir lo que es ser alimentador. Miremos el profundo significado de la alimentación materna del bebé. ¿Por qué no continuar de esa manera cuando cocinamos?
Y en esto, el amor real nos pide que proveamos comida real. El amor real nos pide que no les demos a los niños “chicitos” sino puré de papa casero. El amor real nos pide que les demos manteca real, no margarina. Que les demos verduras que tienen antioxidantes, no cereales con fibras…
Todo se trata de calidad, no de cantidad.

¿Qué está pasando en Francia en términos de la cultura y la religión?
La buena noticia es que existen nuevas comunidades que, aunque algo carismáticas, son como las aldeas que en la Alta Edad Media crecían alrededor de los monasterios, mientras el caos reinaba en el resto del país. En estas comunidades existe una vida social amorosa. La gente de allí tiene roles diferentes como ser líderes, sacerdotes o miembros. Se componen nuevas canciones, se crea un nuevo arte, se utilizan nuevas técnicas de construcción y se fabrican nuevas artesanías. Y otra gente puede verlos desde afuera como un lugar de alegría y aceptación.
También están las parroquias de misa latina. Comparten una comida después de misa. La gente de afuera puede ver cómo se quieren los unos a los otros. Todos éstos son como “burbujas de amor”, donde el calor es visible para otros.
Ciertamente en Francia aún saben cómo comer bien. Pero en mi opinión, la mayoría de la gente ha olvidado cómo trabajar bien, lo que aún es fuerte en las culturas protestantes.
En los Estados Unidos disfruto el aliento a la iniciativa y el respeto del éxito. Hay tanto positivo en esto.
De alguna manera, he llegado a la conclusión de que existe en Francia alguna forma de puritanismo hacia el éxito, hacia la prosperidad. Mucho más que aquí, la gente desprecia a los ganadores. Es un dejo de marxismo, creo.
Pero esto es tan hipócrita como el puritanismo de la carne. Porque, al final del día, los franceses aún disfrutan de un buen par de zapatos, de unos ricos dulces y de unas lindas vacaciones. Cada una de estas cosas necesita de la prosperidad, necesita que alguien tenga éxito en eso y que sea premiado por ello.
Distintos países y naciones tienen sus fortalezas…

¿Cuál crees que es el vínculo entre el catolicismo y el correcto uso de la naturaleza y de los alimentos que tomamos de ella?
Aquí de nuevo, creo que no deberíamos dividir la fe y la vida real. Debemos creer que esta tierra puede ser conducida nuevamente al plan inicial de Dios por medio de la gracia y las obras de los hombres.
Y así como debemos amar nuestro cuerpo y elevarlo con las obras de las virtudes, debemos amar la naturaleza y cuidarla. Existe por ejemplo un mal manejo de los animales. Amontonar a las gallinas como lo hacemos no es correcto. Alimentar al ganado vacuno con granos en vez de pasto no es correcto. Y, al final, terminamos también sufriéndolo: nuestra comida es de baja calidad. Personalmente, creo que mucha de la comida que como no huele bien.
Creo que debemos dar a esos animales una mejor vida. Sé que la comida que proveerán será más cara, pero sólo tendremos que comer menos de ella. De cualquier forma, será mucho más sana. De nuevo, esto significa mayor calidad y menor cantidad. Por eso, menos con más calidad, seremos mucho más sanos.
Pero no creo en forzar a la industria a hacerlo. Si nosotros, los consumidores, compramos lo de mejor calidad, aunque con menor frecuencia, influenciaremos naturalmente a la economía.



¿De dónde sacaste estas ideas?
Hubo un diálogo que comenzó en mí, acerca de mis padres. Mi padre era todo “comida saludable”. Mi madre, que tuvo una vida dura y un gran corazón, frecuentemente caía bajo la tentación de la comida rápida. Le hacía mal, murió joven y sigo pensando en ello.
Una vez que aterricé en la vida estadounidense, tuve que articular una respuesta a la forma de vida que veía aquí. Y también me preocupaba la gente. Entonces los amigos me pidieron que escribiese esas ideas. Otros me dijeron que los hice descubrir todo un universo nuevo: el de la comida verdadera y buena. Y debo decirte que ver la cara de alguien que prueba tu comida sabrosa y sana por primera vez, vale un millón de regalos de Navidad. Es tan bello.
Además, sólo articulé una forma de vida que me fue dada. Yo no inventé nada. Si la manera de comer francesa (o italiana, o española, o libanesa) ha sido delineada durante dieciséis siglos de fe católica, no pudo no haber dejado rastros en la gente. Lleva tiempo desarrollar una buena tradición alimentaria. Pero esto no es sólo cosa del cristianismo. Es la sabiduría natural de la gente que nos es transmitida. Sólo en tiempos modernos, cortamos con el pasado.

¿Cómo surgió la idea del programa “Teología de la Mesa”?
Estaba sentado con una pareja de ancianos en su mesa y hablábamos acerca de la manera en que comemos y creemos. Mis amigos me alentaron a escribirlo, a producir un programa de televisión sobre el tema. Me llevó dos años de pensar y convencer a los directivos de EWTN hasta que el programa finalmente fue producido. Tuve que comenzar a escribir un libro al mismo tiempo, que aún no está terminado…
Todos los cristianos deberían ver el vínculo existente entre sus comidas, la cena pascual, la Última Cena, la crucifixión y la Santa Misa. Jesús nos dejó el más alto sacramento que existe en la forma de una comida: la Eucaristía. Es una recreación de la crucifixión, pero en la forma de una comida.
¿Por qué Dios en su infinita sabiduría eligió una comida como su más elevado sacramento? Podría haber elegido cualquier otro acto humano, la carpintería, los deportes, caminar… Pero, en vez de eso, eligió el alimento común del hombre. Debe haber mucho de bueno en la comida en comunidad, ¿no?

¿Existe un vínculo entre la Misa y la comida?
Hemos olvidado nuestra fe incluso en la Misa. Decimos “el pan de vida” al referirnos a la Santa Comunión, pero no lo vivimos. Cuando tomamos la comunión, ¿realmente vamos a recibir el Pan de Vida que es Jesús como alimento?
Todo esto sólo es comprensible y vivido si redescubrimos el valor de comer todos juntos buena comida.

¿Cuál es tu esperanza?
Yo sólo ofrezco soluciones. La gente puede aplicarlas o no. Y sólo soy una voz entre muchas.
Cuando la gente dice “no tengo tiempo para cocinar”, veo una solución. Para la mayoría de nosotros, el tiempo es absorbido por mirar televisión o llevar a los niños a las prácticas de deportes.
La televisión puede ser reemplazada por la charla de todos en la mesa. Hacer deportes diariamente con una meta profesional puede ser reemplazado por hacer deportes tres veces por semana en horarios que no compitan con la comida familiar.

¿Cómo te está yendo con el libro Theology of the Table?
Creo que lo habré terminado para el verano próximo. Ahora estoy trabajando al 100% en el docudrama ‘The Hidden Rebellion‘.

¿Estás pensando en producir futuros programas de televisión en EWTN?
Sí, están abiertos a sugerencias. Pero también me gustaría aventurarme en los canales de cocina. Pero primero necesito muchos anunciantes, mucho trabajo previo y unos 200.000 dólares.

[https://reginamag.com/catholics-need-make-like-french-eat-together/]


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...